martes, diciembre 08, 2015

Otoño errático tras el verano errático

¡Buenas a todos!

Aquí estoy de nuevo, después de tres meses callado. Meses en los que han pasado unas cuantas cosas, de las cuales vengo a hablar hoy.

En primer lugar, escribo esta entrada como parte de una lista de tareas que he completado casi en su totalidad entre ayer y hoy que incluía, entre otros ítems, terminar el curso de escritura creativa que mencioné en mi última entrada. "Start Writing Fiction" terminó oficialmente la semana pasada, pero yo lo he completado hoy, con un par de días de retraso. El trabajo de las últimas sesiones ha sido muy denso, puesto que he concentrado en pocos días naturales la labor que teóricamente habría desarrollado a lo largo de varias semanas. Aun así, he sido honesto en cuanto a realizar las tareas escritas y he completado poco a poco la "to do list" del curso hasta llegar hoy al 100% de progreso. El resultado final del curso ha sido, aparte de una serie de ejercicios intermedios que compartiré en próximas entradas, un borrador de relato corto que ha pasado ya por una fase posterior de edición y de revisión por parte de participantes en el curso. El relato ha sido mucho más gratificante en su forma final de lo que esperaba llegar a producir como parte de los deberes propuestos en la web, del mismo modo que varios de los contenidos han superado con creces las expectativas que me había formado al inscribirme en octubre.

Así he descubierto cosas que desconocía, como la novela "Jazz" de Toni Morrison (parte de una trilogía que ahora quiero leer), a la par que contenidos de cuya existencia era consciente pero que no había localizado previamente de una forma compacta o condensada, como una serie de consejos y pautas para dar formato a los textos que presente para diversos fines (siguiendo estándares británicos, claro, aunque me parecen muy universales). Desde luego, para ser un curso gratuito está muy bien y me ha convencido para probar con más cursos en adelante.

En segundo lugar, hilando con el primer punto, he empezado un nuevo curso de FutureLearn: "Starting a Business 1: Vision and Opportunity". Es el primero de una serie de cursos de dos semanas de duración relacionados con la creación de un negocio. En mi "libreta para atrapar planes y/o ideas de futuro", ser propietario de negocio figura en la lista de proyectos posibles para un futuro y sigue en pie mi intención de hacer cursos online como complemento para mi formación personal/profesional. Todo esto mientras busco un trabajo al terminar de estudiar, luego estoy trabajando en crear ese hábito de formarme transversalmente desde ya.

En tercer lugar, ha terminado noviembre, lo que me lleva a sumar otro reto de NaNoWriMo superado a mis espaldas. Por segunda vez consecutiva he llegado a las 50 000 palabras, solo que esta vez lo he hecho en inglés. :) Estoy especialmente orgulloso de dicho logro, si bien es cierto que hice un poco de trampas ya que escribí en inglés prescindiendo de usar contracciones con el propósito deliberado de rascar palabras allá donde pudiese... Pero jamás había intentado escribir algo tan largo en inglés y, siendo la primera vez que lo intentaba, completar dicho reto con éxito me ha resultado gratificante a más no poder.

Debo puntualizar, eso sí, que me estoy planteando seriamente hasta qué punto NaNoWriMo es beneficioso para mí. Por un lado estoy muy satisfecho porque estoy generando borradores de 50 000 palabras a ritmo anual, pero durante noviembre anulo cualquier otra prioridad o la minimizo muchísimo, con la consiguiente repercusión negativa en mis logros académicos (¿laborales en un futuro?). Por otro lado está el hecho ineludible de que ambos retos han consistido en escribir borradores de historias diferentes que, por ahora, siguen inconclusos. No me parece bueno vomitar borradores que no llegan a ninguna parte, puesto que no veo mucha diferencia entre esa semiproducción literaria y no terminar un relato de dos páginas. Salvando los totales de palabras, el logro es el mismo. Por eso quiero plantearme ahora la posibilidad de convertir NaNoWriMo no en una obligación anual que me absorba por completo, sino en una etapa que he desarrollado durante estos últimos dos años en vistas a desarrollar un hábito constante de escritura. Un hábito que recoja, por ejemplo, la edición y revisión de mis manuscritos producidos hasta la fecha, así como una posible iniciación a la escritura como profesión (perdón por la osadía).

Por último, no debo olvidar mi situación universitaria: estoy inmerso en la realización de mi PFC, si bien el progreso global es menor de lo esperado. He hecho correcciones periódicas con mi tutora y sigo adelante con el trabajo, pero aún no ha tomado tanta forma como me gustaría. Aun así, no pienso tirar la toalla y, ahora que ha terminado NaNoWriMo, tengo más tiempo aún para dedicarle. Más me vale aplicarme a conciencia.

Lo voy a dejar aquí por ahora. No olvido mis listas de tareas pendientes, acumuladas a lo largo de los años, pero no pierdo la esperanza de cumplir mi palabra (antes o después).

Espero que esta lectura os haya resultado interesante. Como ya comenté anteriormente, estaré encantado de responder a cualquier duda o cuestión que queráis plantearme a través de los comentarios.

Un saludo a todos.

3 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Interesante reseña de vida,
un placer leerte.

Saludos.

Isi LPP dijo...

Bueno, el resto del año tienes tiempo de sobra para corregir en lo que has trabajado este noviembre. Puedes ponerte metas si así crees que vas a rendir más haciéndolo (X páginas a la semana, o lo que sea).

Un placer haberte desvirtualizado este noviembre en las quedadas en Valencia. Nos leemos.

Adri Phaustho dijo...

@Jorge Ampuero: muchas gracias por tu comentario, me alegro de que hayas encontrado algo interesante entre mis párrafos. El placer es mío. ^_^

@Isi LPP: tengo que ponerme esas metas que recomiendas, desde luego. Por ahora, he empezado a obligarme a escribir diariamente. Lo estoy consiguiendo por el momento: llevo ya 5 días seguidos sentándome delante de la hoja en blanco y venciendo el vacío. Conforme vea que la consistencia se convierte en hábito, acometeré las metas pendientes con los borradores del NaNo.
Un placer también por mi parte, las quedadas de este noviembre me han gustado muchísimo y he disfrutado mucho con vosotros. ¡Espero que siga siendo así!

¡Gracias a los dos por dejaros caer en estos parajes! ^_^