martes, diciembre 09, 2008

Mi segundo libro (II)


Hoy quiero hablar un poco más sobre mi libro, concretamente sobre mi método para escribirlo.

Puesto que es un proyecto muy ambicioso comparado con cualquier cosa que haya hecho hasta hoy, soy muy estricto y "calculador" con el desarrollo del texto. Esto se debe a que tengo un defecto horrible a la hora de escribir; me explico:

Cuando escribes, a menudo tienes que comentar o describir aspectos o reacciones de los personajes necesarios para entender el desarrollo de la escena. Cuando yo tengo que hacer esas aclaraciones, me da la sensación de que no las expongo con suficiente claridad, por lo tanto empiezo a "justificar" todos los puntos comentados. El resultado es una parrafada de una frase kilométrica que confunde más que aclara nada.

Por ello empleo el método que se aprecia en la fotografía: al escribir un párrafo, añado comentarios en el margen para estructurar y ordenar el contenido de cada uno. Así todo queda bien expuesto y evito desórdenes, vueltas atrás inadecuadas, etc. Además, el hecho de resumir la temática de cada párrafo también me sirve para añadir comentarios sobre cómo algunas partes de la trama se desarrollarán en el futuro, logrando así tener estas anotaciones en cuenta y no irme por las ramas u olvidar detalles importantes.

Por cierto, el texto que sale en la foto corresponde al primer capítulo, que ya está terminado. Os recomendaría que no leyéseis el fragmento y/o los comentarios, puesto que pueden desvelarse detalles de la trama que tal vez prefiráis leer cuando la obra esté terminada (y, tal y como espero, publicada).

Respecto al tema de publicar la obra, quiero reseñar un comentario que hizo Jésvel en la entrada anterior: él dijo que el objetivo no debería ser tanto "hacer algo publicable" como "lograr que los admiradores esperen con ansia lo que escribes". Obviamente, que la gente aprecie mi trabajo es algo que valoro muchísimo y, aunque no lo he mencionado, es algo que me haría muchísima ilusión. Sin embargo, cuando dije esto me refería a que, en un futuro, quiero poder vivir de lo que escribo además de ser arquitecto, por lo tanto quiero escribir algo que una editorial me acepte y publique (y me gustaría que este libro fuese mi primera obra publicada).

Por ahora no tengo nada más que decir, excepto que seguiré informando de los progresos del libro y, como no, de otras cosas de las que suelo hablar aquí.

Saludos a todos.

8 comentarios:

Jésvel dijo...

Mi querido Phausto:

Creo que era Larra quien decía aquello de "escribir y llorar en España".

Sinceramente, creo que debes aspirar a "ganarte la vida" con otra cosa. No te preocupes, seguro que al final acabas viviendo de escribir.

Didac Valmon dijo...

y qué pasa con café para dos?? me tienes intrigado con eso..

Adri Phaustho dijo...

¿"Café para dos"? Está terminado desde hace ya tiempo. Estoy pendiente de llevarlo al registro de la propiedad intelectual.

Si quieres saber cualquier otra cosa sobre "Café para dos" o demás, no dudes en mandarme un e-mail.

¡Un abrazo!

Jésvel dijo...

Sigo tu blog, Phausto. Ya he visto tu comentario en el mío. La arquitectura también es un arte, el único en el que caben todos los demás. Tampoco renuncies a él.

Rafa dijo...

Phaustho:
No te obsesiones con publicar. Puedes estar seguro de que todo llegará en su momento.

Adri Phaustho dijo...

¡Rafa, tú por aquí! ¡Qué alegría!

Tranquilo, publicar no es mi obsesión; es tan sólo una meta, un sueño que quiero perseguir... Obsesionarme sería peligroso, porque si intentase algo con una editorial y me dijeran que no mi reacción sería poco "sana" y no quiero llegar a ese extremo.

Por cierto, he visto que tienes web nueva (no sé desde cuándo, pero la acabo de ver). Me voy a dar una vuelta por ella.

¡Un abrazo!

La Petite Cerise dijo...

Ánimo!!!
Piensa en todos aquellos cuadernos, blocs, libretas, folios garabateados (o mecanografiados, con esas preciosas letras de máquina de escribir antiguas con la tinta corrida y el papel crujiente y amarillento) que destilan talento en cualquier cajón; pequeños tesoros sometidos al ¿castigo? de ser leidos sólo por las manos y los ojos que los forjaron.
Hay muchisímas joyas perdidas, y, aunque publicar no es la meta, sí debe serlo el que, cada vez que alguien recorra sus frases, piense que no podrían haberlo hecho mejor.
(A mí también me pasa lo de describir y justificar en exceso la situaciones; acabas haciendo el relato demasiado denso y te frustras; pocas veces he sido capaz de describir una escena con pocas palabras que diga justo lo que quiero que el lector se imagine)...snif...

Hernán Sicilia dijo...

Hello there my dear friend:

Espero con ansia tu segundo libro, espero ser el primero en enterarme que ya está terminado eh!!! hahaha XD XD XD. Y seguro será muy publicable, me doy cuenta por café para dos que... lo lograrás! y ya sabes el apoyo eh, sigue en pie. Te cuidas mucho Phaustho y no olvides decirme de los avances del segundo libro.

Nos vemos lgo.

Hernán Sicilia.