martes, mayo 12, 2015

Escribiendo mi segundo libro #002

Buenas noches.

Hoy he escrito sólo 120 palabras, una cifra bastante baja desde que retomé la escritura hace un par de semanas. La media de esta nueva temporada productiva ha sido de unas 250 palabras diarias, que tampoco es gran cosa; cabría esperar que intentase apretar un poco más hoy para acercarme al menos a ese valor medio.

Pero no es necesario. Esas 120 palabras de hoy son las que hacían falta para terminar de escribir la escena que tenía entre manos. La última escena planificada en esta primera fase de redacción de la novela.

Hasta ahora, había trabajado sobre lo que empecé en noviembre con la misma premisa que entonces: desarrollar una lista de ideas que esbocé para saber qué escribir durante el reto NaNoWriMo. Con las doce escenas que tracé en noviembre empecé a engordar el contador de palabras y, al retomar la escritura el mes pasado, me quedaban aún un par de esas escenas por redactar.

Ahora, esas dos escenas han sido escritas en su primera versión. Por lo tanto puedo cerrar esta primera etapa de trabajo en la novela.

Recientemente cambié de software para escribir. Me he pasado a Scrivener, un procesador de textos muy bueno para escritores por la versatilidad y dinamismo que ofrece a la hora de trabajar con un manuscrito diseccionado por partes y con muchas opciones de personalización y búsqueda de datos. La siguiente fase de trabajo en la novela va a consistir en aprovechar las ventajas de Scrivener para diseccionar el borrador de estas 12 escenas que tengo terminado (55380 palabras).

La disección es imprescindible ahora mismo. Aunque antes de NaNoWriMo empecé a trabajar con apuntes en una libreta, durante noviembre escribía sobre la marcha partiendo de la descripción que elaboré para cada una de las escenas planeadas. Así pues, ahora mismo tengo 55380 palabras que no están esquematizadas ni anotadas ni comentadas en ninguna parte. Y debo revisar y tomar notas de todo por dos motivos principales: primero, no recuerdo muchos detalles que puedo haber incluido en las partes ya escritas y debo anotarlo todo para evitar inconsistencias, como describir a un mismo personaje de dos formas distintas o repetir algún detalle en varias partes pensando que no lo había empleado antes; segundo, tanto esos detalles que no recuerdo como otros tantos que ahora sí tengo en mi libreta deben ser añadidos al archivo de Scrivener para poder manejarlos no sólo por escrito en mi cuaderno, sino también con los comandos inmediatos de búsqueda del procesador.

Así pues, empezamos con la nueva fase. Espero poder informar pronto de que la he concluido. Hasta entonces, y aprovechando mi reciente actividad en este blog, quizás retome algunas tareas pendientes de aquí. :)

Espero que esta lectura os haya resultado interesante. Como ya comenté anteriormente, estaré encantado de responder a cualquier duda o cuestión que queráis plantearme a través de los comentarios.

Un saludo para todos/as. ¡Nos leemos!

3 comentarios:

Bettie Jander dijo...

Pues a mí me gustaría que fueses hablando de tu experiencia con Scrivener. Yo no lo he probado, y tampoco tengo especial curiosidad. Cuando lo digo la gente que escribe me mira con un poco de condescendencia, pero bueno. :P

¡Un saludo!

Q dijo...

I absolutely love Scrivener. I never could have finished my book without it! It works so well for how I write. I know people who write in Word and I'm flabbergasted––they must spend so much time looking for stuff and not finding it!

Adri Phaustho dijo...

@Bettie Jander: me parece una buena idea. Como ya te digo, estoy en pañales en lo que respecta a Scrivener. Será un placer ir comentando cómo exploto la herramienta, a ver si te ayudo a formar una posición más definitiva. :)

@Q: I totally get what you're saying. So far I have nothing but good thoughts about it. I'll probably explain how I use some of its features and why are they so awesome, ^_^